alert title

alert text

Persona rechazando botella de alcohol felizmente

hora cero, cero

Un programa online revolucionario e innovador con Geoffrey Molloy, autor de Es fácil vivir sin alcohol... ¡si sabes cómo! y CERO, CERO.

Más información
Libro hora cero cero

Trauma y adicción

Foto destacada de la publicación

Geoffrey Molloy

El trauma y la adicción están conectadas. Puede que utilicemos el alcohol o otra droga como anestésico para tapar sentimientos incómodos.

mayo 9, 2023

Alcohol independienteBoletines

no comments

A menudo oímos hablar de trauma; a menudo oímos hablar de adicción. Ambas condiciones tienen importantes conexiones.

Para asegurarnos de que estamos hablando de lo mismo, haré aquí un par de definiciones. El trauma es una respuesta emocional a un acontecimiento sobrecogedor en el que muy probablemente temimos por nuestras vidas, sentimos que no teníamos ningún control o nos sentimos terriblemente vulnerables (por ejemplo, debido a un acontecimiento natural catastrófico). Quizá fue una agresión sexual o un accidente de coche. (No es necesario sufrir lesiones físicas para experimentar un trauma.) El trauma también puede referirse a nuestra respuesta a acontecimientos adversos prolongados, como la negligencia, el abandono, el abuso sexual/físico/psicológico; padres narcisistas o bullying.

Sea cual sea la causa, es probable que el trauma te deje más ansioso, temeroso y más fácilmente abrumado por acontecimientos estresantes de la vida. Mi propia experiencia de traumas múltiples prolongados (diversos tipos de abusos, abandono, acoso escolar) me dejó una sensación de trasfondo constante de ansiedad, un sentimiento de vergüenza, falta de autoestima, ira, negación, miedo y una tendencia a retraerme emocionalmente en los momentos difíciles.

Muchas personas viven en este estado, sin reconocer ni tratar sus traumas. Pero es un estado muy incómodo, ya que puede crear un estado de hipervigilancia que, a su vez, puede provocar trastornos del sueño, tensión muscular, dolor en el pecho y dolor crónico u otros problemas de salud crónicos y difíciles de explicar.

A un nivel más general, todos estamos traumatizados por la sociedad consumista, superficial y egocéntrica en la que vivimos, que es tóxica para el ser humano. El hecho de que hasta el 70% de las visitas al médico de cabecera estén relacionadas directa o indirectamente con el estrés así lo demuestra. Por desgracia, la actitud de nuestra cultura ante cualquier problema es: «tómate algo» o «cómprate algo». Muchas personas que buscan ayuda son simplemente medicadas, a pesar de los efectos secundarios a veces horribles que producen estos productos farmacéuticos. Los tratamientos de este tipo son muy rentables, ya que se eliminan los síntomas sin tratar la causa que yace por debajo. El tratamiento es más rentable que la cura.

¿Dónde entra en juego la adicción? Para una persona traumatizada, sus primeras experiencias con una droga (por ejemplo, el alcohol) pueden resultar excepcionalmente agradables, ya que quizás por primera vez se siente libre del dolor, la ansiedad, el miedo y la vergüenza que ha padecido durante la mayor parte de su vida (a menudo sin darse cuenta). El sentimiento quizás sea: «He encontrado la forma de superar mi torpeza social, ¡genial!». En realidad, no has encontrado una forma de superar tu torpeza social, sino que has aprendido a utilizar un anestésico emocional. Hemos aprendido a hacer algo para distraernos en lugar de hacer lo que tenemos que hacer.

En nuestra sociedad existe una regla de oro que dice así:

«El que tiene el oro hace las reglas».

La industria del alcohol, por ejemplo, tiene mucho oro. Ha utilizado hábilmente su oro exactamente de la misma manera que la industria del tabaco utilizó su oro. Nos han manipulado y lavado el cerebro para que veamos el alcohol como todo lo que no es: el alcohol ayuda con el estrés, te hace feliz; es signo de éxito en la vida, es sexy, es guay – eres adulto. De hecho, el alcohol es lo contrario de todas esas cosas. Sin embargo, el efecto de la droga alcohol junto con esta propaganda y lavado de cerebro nos engancha, normalmente cuando somos muy jóvenes y nos mantiene enganchados. Se considera normal consumir esta droga; sin embargo, biológicamente nada podría estar más lejos de la verdad.

Podemos llegar a establecer una vida productiva y significativa, pero no nos damos cuenta de que vivimos con un elevado nivel de estrés, ansiedad o miedo. (Pero los sentimientos producidos por nuestro trauma siguen afectando a nuestro comportamiento, ya que intentamos evitar las sensaciones incómodas, lo que nos lleva a encontrarnos repetidamente en la misma situación perjudicial (por ejemplo, una serie de relaciones tóxicas). Podemos volvernos excesivamente controladores, perfeccionistas, complacientes, crónicamente enfadados o crónicamente ansiosos.

Mientras nuestro sistema inmunitario emocional sea relativamente fuerte y tengamos suficiente compromiso con la vida (relaciones sociales sanas, hijos, deporte, actividad creativa), probablemente podremos gestionar nuestro dolor emocional y nuestra dependencia del alcohol. Inevitablemente, nos encontraremos tarde o temprano en situaciones que amenacen con sobrecargarnos emocionalmente: divorcio, muerte, depresión, pérdida de trabajo, enfermedad crónica, confinamiento COVID; o cuidado de padres enfermos u otros familiares, por poner algunos ejemplos.

El aumento de los niveles de estrés, ansiedad o miedo nos lleva a aumentar nuestra dosis de anestésico (p. ej., alcohol, cocaína, marihuana).  Nuestra dependencia o adicción ahora da un salto a otro nivel de daño, a otro nivel de destrucción. Y así la pesadilla empeora.

He vivido muchos traumas. He consumido alcohol y muchas otras sustancias para intentar controlar mis sentimientos incómodos de ansiedad, miedo, vergüenza, una especie de vacío emocional, un agujero negro emocional.  Quería encontrar la paz, un sentido de propósito, ser capaz de dar y recibir amor de forma sana. Pensaba que el alcohol y otras sustancias adictivas hacían esto por mí. Hicieron lo contrario.

He pasado más de veinte años ayudando a la gente a encontrar su camino hacia la libertad (no la recuperación, que es otra cosa); ayudando a la gente a identificar, trabajar e integrar sus experiencias.

Sigo en mi camino, libre e independiente del alcohol (y otras sustancias); no lo necesito, ni lo quiero, ni lo echo de menos. Sin embargo, tengo más paz en mi corazón, una verdadera sensación de conexión y un inmenso sentimiento de gratitud por mi vida.

Comentarios de la comunidad

No comments found.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enviar

</> with <3 by Latte