alert title

alert text

Preguntas frecuentes sobre el alcohol

¿Soy un alcohólico?

No, no eres un alcohólico. No hay tal cosa como un alcohólico, no como es conocido generalmente en nuestra sociedad. Ni tampoco existe la enfermedad del alcoholismo. La mayoría de las personas definirían el alcoholismo así: “una enfermedad con la que naces, probablemente genética, sin cura. Una vez alcohólico, siempre alcohólico; nunca serás capaz de disfrutar de la vida como una persona normal, porque los alcohólicos son diferentes de las “personas normales” especialmente de los “bebedores normales”. Esto son creencias comunes, pero no nacen de la ciencia ni de la experiencia de primera mano. La evidencia científica simplemente no respalda este punto de vista. Una manera sencilla de verlo es la siguiente. Hay muchas drogas adictivas y llamamos a las personas que consumen tales drogas habitualmente − adictas. El alcohol es una droga adictiva (no hay duda sobre esto). Sin embargo, el alcohol es la única droga para la que existen dos categorías: “bebedores normales” y “alcohólicos”. No hablamos de “fumadores normales” y “nicotin-ólicos”. No hablamos de “adictos normales a la heroína” y “heroin-ólicos”, etc. La enfermedad del alcoholismo no existe; lo que sí existen son adictos al alcohol. Un adicto al alcohol es una persona que utiliza alcohol en su vida de manera habitual y experimenta una reducción de su calidad de vida (emocional, física, económica) y causa daños a las personas de su alrededor (especialmente a su familia). En el lugar de trabajo, puede que cause hasta problemas legales. Y… a pesar de todos estos factores, la persona continúa bebiendo.  Este daño puede ser tan sutil como simplemente no estar presente o puede ser algo tan dañino como la violencia o conducir bajo los efectos el alcohol.

¿Es una enfermedad?

No, no es una enfermedad. El alcoholismo fue clasificado como una enfermedad por primera vez en 1956 por la American Medical Association, conducido por consideraciones financieras y sin ningún tipo de base científica ni médica. Clasificar el alcoholismo como una enfermedad significaba que el tratamiento fuese pagado por el seguro médico. En 2012 volvió a clasificarse como una enfermedad, la justificación siendo similar; permitir el pago del tratamiento mediante seguros médicos. Otra justificación absurda era que al clasificar el alcoholismo como una enfermedad se eliminaría el estigma asociado con el alcoholismo. Esto es lo contrario a la realidad. No hay referencia alguna a evidencia científica. Muchos neurólogos eminentes, médicos y neurobiólogos entre otros, han discutido y siguen discutiendo e insistiendo que no es una enfermedad.

¿Es una enfermedad cerebral?

Cuando una persona bebe alcohol no hay duda de que su cerebro cambia. De la misma manera que aprender a nadar, tocar el piano, montar en bici crea cambios en el cerebro. El cerebro posee una característica conocida como neuroplasticidad. Esto significa que el cerebro es adaptable y se auto-organiza. Esto es un proceso completamente natural y normal. Este proceso es ventajoso normalmente. La adicción sigue el mismo proceso, sólo que en este caso es peligroso. Decir que la adicción es una enfermedad porque crea cambios en el cerebro que a su vez causa comportamientos para conseguir más alcohol es confundir el efecto con la causa. Es igual que decir que las consecuencias/síntomas de la adicción son la causa de tal adicción. No necesitas tener ni medio cerebro para ver la falacia de este argumento. El abuso prolongado del alcohol causa daños cerebrales globales (la inhabilidad de crear recuerdos, como ejemplo). Esto es el resultado de la adicción prolongada, no la causa.

¿Es genético?

No hay genes que te condenen a la adicción. De acuerdo con Enoch Geddis del NIH (National Institute of Health) tus genes no te condenan a ser un alcohólico; los genes proporcionan tendencias y predisposición y no tu destino. La adicción es heterogénica; lo que significa que engloba muchos factores − social, familiar, de trauma, estilo de pensar − entre otros. Hay genes que influyen en cómo el cuerpo procesa el alcohol; existen personas que no tienen esos genes y se vuelven adictos. Culpar a los genes de la adicción o llamarlo enfermedad es simplemente una manera de medicalizar la adicción para intereses económicos. Hecho: la mayoría de las personas consiguen liberarse de la adicción sin utilizar medicación y sin tener que pasar meses y una pequeña fortuna en centros de tratamiento.

¿Esto tiene algo que ver con AA (Alcohólicos Anónimos)?

Nuestro programa “Libérate – libre e independiente” no se parece en nada a AA. Es diferente en muchos aspectos. Describiría nuestro programa como empoderador, mientras que AA es desempoderador. No se requiere de ti que des las riendas de tu poder a ningún dios ni a ningún tipo de ser divino con un poder mayor. No hay necesidad de asistir a reuniones semanales, (aunque sí, tenemos una comunidad on-line para los que quieren compartir experiencias).  Tampoco tendrás que pasar el resto de tu vida pensando en no beber. No se te tratará como alquien que está enfermo y no puede ser curado. El hecho es que fuiste engañado/seducido a beber alcohol; no sabías que era una droga altamente adictiva, la droga más destructiva en nuestra sociedad. No tienes ningún tipo de culpa por tu adicción, pero tú sí tienes la total responsabilidad de solucionar el problema.

</> with <3 by Latte