alert title

alert text

¿Fumas o bebes porque tienes tendencias autodestructivas?

Foto destacada de la publicación

Geoffrey Molloy

No nos volvemos adictos al fumar o al alcohol porque tenemos tendencias autodestructivas; lo que hace que seguimos adictos es el miedo.

marzo 8, 2022

Alcohol independienteBoletinesDejar de Fumar

no comments

A veces, hay alguna persona que sigue fumando o consumiendo alcohol o ha vuelto y nos dice: “Creo que tengo deseos suicidas o tendencias autodestructivas y esta es la razón por la que sigo fumando, bebiendo, etc. Esta es la razón por la que me cuesta tanto dejarlo.” Esto es “psicochorradas” de muy poca ayuda.

La persona confunde las consecuencias de su adicción con lo que le motiva a hacerlo. Nuestra intención o motivación es una cosa; las consecuencias son otra.

En esta foto conmovedora puedes ver al sastre Franz Reichelt justo antes de tirarse de la Torre Eiffel en 1912 en un intento de demostrar que funcionaba el paracaídas que había diseñado para pilotos de avión. El efecto de su acción fue la muerte (la autodestrucción) pero no fue su intención. Sus intenciones fueron nobles, pero las consecuencias − autodestructivas.

Así que, ¿Qué es una adicción? En resumen, consiste en seguir con un comportamiento equis a pesar del daño que hace a tu vida y normalmente algo en contra de tu juicio racional. No hay deseos suicidas.

La emoción que impulsa a una adicción es el miedo: miedo a dejarlo y miedo a seguir haciéndolo; miedo a pasarlo mal si lo dejas; miedo a nunca poder liberarte; miedo al miedo a alguna emoción o sentimiento específico. El efecto de todo este miedo es dejarnos paralizados, atascados en la inacción y no dar el paso de liberarnos.

Cada vez que enciendes un cigarrillo, vapeas o consumes alcohol, no piensas: “¡Ja, ja – pronto estaré muerto o destruido!” La mayor parte del tiempo ni siquiera eres consciente de tus acciones. Incluso si eres consciente, temes que si no tomas esa copa o no fumas ese cigarrillo en ese momento, te va a hacer sentir incómodo o vas a sufrir. Esto a su vez crea aún más miedo. No piensas: “quiero destruirme; lo único que tengo que hacer es fumar dos cajetillas al día, o beber tres botellas de vino y así, pronto estaré muerto.”

Si tu objetivo es la autodestrucción, existen maneras mucho más limpias, rápidas y eficientes de conseguirla. Así que claramente la autodestrucción no es tu motivación.

No te dejes seducir por “psicochorradas” vacías; son simplemente excusas que nos confunden o nos mantienen atascados.

Comentarios de la comunidad

No comments found.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enviar

</> with <3 by Latte